((((@)))) El ojO del Camaleón.

Los papeles se pierden, el disco duro corre el riesgo de infectarse con algún virus. Algo peor y bueno a la vez, las ideas se reproducen en la mente como roedores. Y -sin importar lo interesantes que pueden ser- son reemplazadas por otras y relegadas al olvido en cuestión de segundos. Antes de que todo esto pueda acontecer, emplearé este blog.

viernes, diciembre 03, 2004

UN POCO DE ARTE...



Edward Weston: Knees (1927), Pepper No. #30 (1930), Tina sul letto di casa (1924)

Con las fotos de Edward Weston descubrí cuánto me gusta la fotografía. Encontré mi voz, como era el objetivo de una lectura en la universidad. El traducir en belleza y armonía objetos tan diarios, como las verduras o los caracoles, es todo un reto (aparte de los fabulosos desnudos hechos a Tina Modotti y a Charis Wilson, sus amantes, en los que extrae partes del cuerpo y les da vida y forma nuevas). Eso es lo que llama mi atención y tiene mis preferencias en lo que a arte se refiere: hacer algo bello sin que su razón de ser sea esa (Duchamp y sus amigos son los que más me sedujeron en el Museo de Philadelphia, por ejemplo). No la belleza como algo agradable o satisfactorio, sino como algo que genere preguntas, sentimientos encontrados, despierte pasionesm y razonamientos (las cuestionadas performance y el arte conceptual, por ejemplo). Cada vez que me topo con el privilegio de tratar de hacer arte, aspiro a eso. Y no, no soy pintor; mi habilidad con las manos y un lápiz, un pincel o -como Pollock- una rama, son mínimas. Por eso cuando cogí una cámara, vi en ella la oportunidad de recuperar el tiempo perdido. Total, el hombre crea herramientas para potencializar sus capacidades y reemplazar sus defectos por cosas más buenas (¿o menos malas?).

Entre febrero y marzo, si no me equivoco, estará en Philadelphia la exposición más grande del mundo sobre Salvador Dalí. Estaré cerca por esas épocas, así que iré de todas maneras. Fue asombroso ir al mismo sitio este año y poder ver una exposición de los cuadros de Manet con temática oceánica. Aparte de las colecciones de arte de todas las épocas de la humanidad. El frontis museo de Philadelphia aparece en una película de Rocky (¿la 3ra, 4ta, 5ta?) y fui uno de los tantos que, cuando subieron las gradas por primera vez, lo hacían como él en su película (¿me habré visto tan idiota como algunos turistas japoneses?, jeje). En la última grada están las huellas de sus zapatillas grabadas en la piedra. Y cerca, un monumento. Menciona algun gran artista de cualquier siglo... en ese museo habrá una obra suya. Acabando la visita uno se siente más ser humano.

Tengo la manía de comprar libros viejos. Siempre termino sin plata cuando voy al centro o cuando camino entre la San Marcos y la Católica... hasta libros de un sol se pueden encontrar (un dólar, tres soles y unos centavos) y de buena factura...

Hasta quí las divagaciones de hoy. Hasta pronto...

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Here are some links that I believe will be interested

jue. ago. 03, 09:08:00 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Here are some links that I believe will be interested

mié. ago. 09, 06:31:00 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Interesting website with a lot of resources and detailed explanations.
»

jue. ago. 10, 10:32:00 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home