((((@)))) El ojO del Camaleón.

Los papeles se pierden, el disco duro corre el riesgo de infectarse con algún virus. Algo peor y bueno a la vez, las ideas se reproducen en la mente como roedores. Y -sin importar lo interesantes que pueden ser- son reemplazadas por otras y relegadas al olvido en cuestión de segundos. Antes de que todo esto pueda acontecer, emplearé este blog.

martes, agosto 01, 2006

Hurgando el archivo de Blogger... ANTES, DURANTE Y DESPUÉS. Último post en NYC.

En realidad fue el último post que escribí en New York. Lo guardé porque estaba apurado y quería escribir mucho más. Luego, lo olvidé. Está tal cual.
Me gusta cómo escribía antes. Mucho más de lo que me suele salir ahora. Algo tendrá que ver el estado anímico o algo así. Las tildes están omitidas porque el teclado carcía de ellas. Hay eñes, creo. Ahí va.



ANTES
Es inevitable idealizar un regreso no esperado sino hasta dos semanas antes de conocer su inminencia. Por mas aplazamiento que se haya intentado. Eliminas lo feo de Lima, que ya es todo un logro (si, pues, Lima es horrorosa, solo se salvan las arquitecturas pasadas y una que otra zona residencial reservada para algunos; respeto opiniones contrarias, pero creo que siempre provienen de romanticos). Decia, borras todo aquello, te quedas con lo bueno y te das con que ese grupo esta compuesto por un puñado de personas, aquellas que quieres y sabes que te quieren.

En ese estado mental recibo una aferta que nadie que le guste el viaje y algo de aventura descartaria. "Vamos a Florida", me dice mi primo.
- Estamos en New York, no quiero pagar por un ticket de avion, ya me voy el martes (era jueves).
- ¿Viste el carro que esta afuera, el Mitsubishi Eclipse?
- ¿Ese azul de la putamadre?
- Si, en ese nos vamos. Pon en tu backpack algo de ropa y salimos. Son mas veinte horas de pistas y me vas a ayudar a manejar.
- Ok -dije algo emocionado- gimme five minutes.

Un aprendizaje empirico que logre durante estos meses de convivencia con mi primo, a quien antes de llegar a New York habia visto una vez en mi vida, hace mas de diez años (la única vez que volvió al Perú), me decia que no habia que hacer preguntas como "¿de quien es el carro?" o "¿por que me dices a mi que lo maneje?". No habia por que preocuparse por las soluciones: si yo tenia que viajar el martes al Peru, el encontraria una forma de llegar antes de ese dia.

"Coño, man, como si tu ya no me conocieras, ¡la cresta!", me dice recordandome que puede cambiar acentos boricua, dominicano, colombiano (paisa y costeño incluidos) como si nada, a la perfeccion, e incluso mezclarlos.

Mi primo fue enviado a este pais luego de acabar el colegio, hace veinte o veintidos años,casi obligado por uno de mis tios, su padre, quien no veia mejor proyecto para sus vastagos hombres que mandarlos a otros paises a trabajar sin mas bienes que sus recuerdos y algo de dinero. Esta historia, la de mi plimo, merece un post aparte. Acaso un blog entero o un libro al estilo Nuevo Periodismo. Pero sigamos...

Asi fue que recorrimos buena parte de la carretera 95. New York, New Jersey, Delaware, Virginia, las dos Carolinas (norte y sur), Georgia y al final, Florida. En Virginia, la primera parada, volví a ver la amabilidad de la gente, algo que en New York es poco comun, un detalle que anhoraba de mi vida en Pennsylvania.El paisaje empieza con algunos pinos y campos verdes se asoman por las Carolinas, de poblacion afroamericana en su mayoria. Poco a poco las palmeras van asomando y el liquido rojo en los termometros tambien. Estamos dejando Georgia para llegar a Florida.

Ahi nos quedamos en Ponciania, un lugar que merece tambien post aparte, puesto que es ejemplo vivo de como el hombre destroza millones de años de vida natural para asi construir comodidad artificial. Casas, mansiones, clubes, grandes supermercados y tiendas de lujo... todo ello se mezcla con lagunas, vegetacion frondosa y ciertos accidentes con cocodrilos por año.

Fernando y Kathy, dominicano, polaca y americanos de primera generacion, nos hospedaron en su casa. Fueron muy buenos anfitriones. Son amigos de mi plimo. Se mudaron a Florida para que sus hijas pequenas no vivan lo mismo que ellos en los barrios populares del Bronx y de Brooklyn. "Un infielno, mano, un veldadero infielno es lo que era eso a veces", dice Fernando. Y vaya que lo estan logrando. Cuentan con una casa garnde, piscina, sus hijas van a su escuela a pie y sus trabajos en una mecanica y en una agencia de viajes les cae bien. "This is the paradise, my friend Herb", me dice Kathy, que solo sabe decir coño, bicho, hola, adios y otra palabra mas en espanol.

DURANTE
Volver a New York luego de disfrutar de la tranquilidad y paz de Ponciania, de tardes en Daytona y Cocoa Beach, es como una furibunda cachetada en pleno sueño. Los intentos por atrasar mi regreso al Peru fueron vanos. Estoy en el cybercafe mas grande del mundo, dicen sus dueños, desde donde escribi varios de los posts sobre NYC. Aun pienso en cancelar el vuelo y quedarme aqui para siempre. Esta ciudad es apasionante, un vicio por el que no te importa dejar todo lo que tienes con tal de seguir viviendolo y dejar que te viva. Por mas que sepas que te puede hacer daño, hacer de tu vida una esclava de su ritmo.


DESPUES

Ni idea de lo que esta por venir. Espero no lamentarlo. Dicen que la desintoxicacion de una sustancia adictiva puede ser muy dura, un periodo de nunca acabar.

2 Comments:

Blogger Angel Castillo Fernández said...

...cómo va la desintoxicación, hermano?

mié. ago. 09, 04:40:00 p.m.  
Blogger เฮอเบิร์ด said...

Hey! pues como una pista de Lima: con algunos baches, aunque no impiden avanzar.

jue. ago. 10, 12:12:00 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home